La muerte en México

hopeEl primer espacio de reflexión y diálogo del año ha corrido a cargo de la psicoterapeuta y terapeuta de energía consciente, Mercedes Hope. Mercedes explicó a la treintena de personas que se acercaron hasta la sede de Vivir con Voz Propia cuál es la visión que los mexicanos tienen de la muerte.

En primer lugar, Mercedes aclaró que no hay una única cosmovisión ya que México es un país con 56 etnias en el que se hablan más de 60 lenguas. Sin embargo, según su apreciación hay algo común a casi toda la población y es la relación particular que el mexicano tiene con la muerte. A diferencia de con otros países en México la muerte no es considerada como un tabú y se puede hablar de ella con naturalidad.

Esta forma de entender y relacionarse con la muerte tiene su origen en dos concepciones que compartían los pueblos prehispánicos. Por un lado, la manera de concebir la muerte y por otro, la dualidad. La muerte no suponía el final de la vida, desaparecer, sino pasar a un estado diferente de permanencia. De hecho, no se le tenía miedo y se veía como una oportunidad para acercarse a los dioses y como la prolongación de la vida.

Sin embargo, todo eso cambió con la llegada de los primeros conquistadores a México. Se impuso entonces según Mercedes, la visión de un Dios temible, la noción del pecado y del infierno. Y fue así como el miedo entró a la cosmovisión prehispánica de la muerte. Estas dos visiones tan opuestas no lograron nunca fundirse en una sola, sino que se empalmaron, coexistieron y siguen coexistiendo actualmente.

Por supuesto, recalcaba Mercedes, al mexicano como a cualquier otro pueblo, la muerte le duele pero no tiene un tinte tan dramático porque para el mexicano, es sólo una etapa más de la vida, no el final. Por eso es tan importante el Día de los Muertos, un día en el que se arreglan las tumbas, se comen dulces, se realiza un altar para el difunto con ofrendas, o se hacen rimas con un tinte bromista. Esas rimas se conocen con el nombre de Calaveras, y Mercedes quiso componer la siguiente para Patxi:

Calavera para Patxi:

La Huesuda está enfadada

Pues se ha venido a enterar

De que en Vitoria hay un tío

Que la piensa desplazar

Es un tal Patxi, un curioso

Que se cree ser muy buen mozo

Y siempre anda afanoso

Animando a los enfermos

Yo soy la Dama del velo

La dama de la guadaña

La Catrina, la indeseada

Pero no una fracasada

Patxi, no te quieras pasar de listo

Ni pienses que no te visto

a mis víctimas alentando

a vivir con voz propia y cantando

Pues ahora te vas a enterar

Que ya me las irás pagando

Que por seguro te voy a llevar

Si lo que exijo no me lo vas dando

Pues yo también estoy deseando

vivir con voz propia y cantando

Así que hazme la primera paciente

De tu Hospice tan excelente.

Estoy tan cansada de ser la Huesuda

La parca y la malquerida

Que hoy renuncio a mi guadaña

Para ser por ti atendida.

La rima dio paso al final de la exposición y el principio del debate.